A los poetas

Querido escritor, si tiene deseos de grandeza no escriba poesía, no gaste la vida de los árboles en aquellas hojas que guarden sus letras. Evite la deforestación y regale algo de esperanza al mundo. No, no escriba sobre usted si es un hombre que guarda el pudor, porque los poetas no saben de pudor y... Leer más →

Mi casa vacía

Frente al espejo, ¿qué somos? Somos un cuerpo y un alma, un espíritu encadenado, un aroma de azufre sin flor. Somos el campanario de la Catedral que va anunciando la marcha de la procesión de Semana Santa. Quizá somos la apariencia, el deseo innato de perfección o quizá somos el desasosiego de un mar que... Leer más →

Sin luz

Los ojos se apagan. Una botella de vino se abre sin estar preparada y un soplo se escapa de nuestras bocas. Solo somos apariencia finita de tiempos imperfectos. Los ojos se apagan y un cadáver queda caminando por las calles de Lima, la loca.

Mortandad

Detrás del silencio de nuestra madre solo queda la soledad como brújula. La concurrida calle de marfil es lo que nos soporta el peso del alma. ¿Después del desayuno cuándo volveremos a comer?

El canto de la triste muerte

Y la muerte canta para que el mundo la oiga. Ella es hermana siempre va pegada al pecho como cada latido como cada pájaro no muerto. Porque la muerte no mata lo que ama. La muerte guarda lo que adora.

Camino

El camino latinoamericano está hecho de sangre. El olvido es una flor que se marchita Entre las manos del ardor de la ira. Las manos de la lluvia limpian los ojos De una madre que se despide de su hijo. Los hijos son dóciles colibríes que vuelan libres Y la eternidad los coloca en aquel... Leer más →

Promesa

Que si la muerte me jalará de los ojos, mis demás sentidos serán tuyo. ¿Cómo morir si en tu vientre renazco cada día?

Blog de WordPress.com.

Subir ↑